Comparte

 

DAVID CALVO TEMPRANO

Autor: Dr. David Calvo 
Director EEL Asturias
Coach de Salud 
Médico Radiólogo y Profesor Universidad Oviedo  http://aicmweb.com/project/david-calvo-temprano/

Un diapasón es un dispositivo acústico metálico que vibra cuando la frecuencia del sonido va a la misma en la que la naturaleza de ese diapasón tiene a bien resonar. Es decir, si un diapasón muestra una frecuencia de vibración de 440 Hz (=nota musical “la”), significa que solo cuando el sonido emitido por el piano sea de esa frecuencia, resonará vibrando; y si no, no se moverá, se quedará mudo.

 

Un líder tiene el mismo papel en una empresa: pretende que sus colaboradores trabajen en la misma “frecuencia” en la que él desea que se muevan los resultados de los productos o servicios que ofrece la empresa en la que ambos trabajan. Si es un buen líder, conseguirá que sus colaboradores no se sientan como jornaleros con un capataz. Logrará, por el contrario, que se sientan como compañeros de trabajo en el que cada uno desarrolla su puesto y despliega sus competencias por su propia felicidad al trabajar, al tiempo que ofrece su mejor versión como profesional para la empresa y sus resultados. Así, el líder resonante consigue hacer vibrar los diapasones de la empresa para que la acústica final resulte una melodía, de una orquesta perfectamente empastada desde la frecuencia de resonancia del líder emisor; a diferencia del ruido inarmónico de un parqué de bolsa o del gran bazar turco.

 

¿Y cómo hacerlo? Conociendo la frecuencia de cada uno. Empatizando con sus colaboradores, conociendo sus inquietudes, reconociendo sus competencias, facilitando sus mejoras y aceptando sus dificultades. En definitiva, conociendo a las personas con las que trabaja. No nos equivoquemos: no para adaptarse a ellos únicamente, sino más bien para sacar “lo mejor” de ellos, para el bien de los resultados de la empresa donde lidera. Pero, la gran diferencia, es el cómo: no mediante el engaño, sino porque el propio colaborador deseará hacerlo, ya que resuena en su misma frecuencia, se siente comprendido y valorado, comparte los mismos valores laborales, y le ofrece lo que espera, desea y se merece, tal y como él considera. Y cuando no es así, comprende que hay  una diferencia legítima y justa de criterio, y puede y quiere aceptarlo, ya que le compensa. Pero eso no es fácil en la práctica. La teoría dice que “todos deseamos ser felices, incluso en el trabajo”, pero la causa más frecuente e importante de infelicidad en el trabajo no es el propio trabajo, sino la relación personal entre los directivos y sus colaboradores, que habitualmente se sienten en estas circunstancias como trabajadores, y no colaboradores, cuando no jornaleros.

 

El cambiarlo depende en gran medida de la forma en que nos levantemos cada día. Podemos hacer como el trabajador que busca la forma de “engañar al jefe” (“haciendo como que trabajo, ya que él también hace como que me paga”) o el jefe  que debe “darse a respetar ante Fulanito” (“¡se va a enterar éste quién es el jefe aquí, hombre!”); o bien, encontrar la forma conjunta en la que ambos nos sentimos a gusto en el trabajo, ambos colaboramos mutuamente con los demás en que el trabajo salga, y salga bien, y ambos comprendemos que no siempre lo haremos todo perfectamente. Pues todos somos capaces de perdonar los errores del otro, ya que, al igual que nosotros, no son perfectos. Estas buenas intenciones, no obstante, no podrían plasmarse en realidad sin una decisión que se puede expresar como declaración: no quiero que el trabajo sea para mí una obligación en la que sufrir (ni ganarme la vida “con el sudor de mi frente”), sino una forma lo más agradable posible, de obtener lo que deseo para vivir, disfrutando en lo posible de las cosas que sí me motivan en el trabajo, aceptando las que no son tan motivantes pero he de hacer. Cómo conseguirlo será muy individualizado, las emociones que generarán no: alegría, armonía, aspiración, felicidad. Qué emociones deseamos sentir es decisión nuestra. Cómo lograrlo en el trabajo puede ir por la línea de este artículo. Qué ocurrirá después de acabar de leerlo dependerá de usted. ¿Desea mañana ser feliz o ir a sufrir el resto de su vida labor?

Autor: Dr. David Calvo Temprano
Director EEL Asturias
Coach de Salud & Practitioner PNL
Médico Radiólogo y Profesor Universidad Oviedo  /  dcalvo@escuelaeuropeadelideres.com

Más información del autor aquí