Comparte

 

Estamos en un momento de crisis, sí, es verdad; pero déjenme contarles, que cada crisis es una oportunidad; cada crisis nos permite aprender cosas nuevas, habilidades, sacar lo mejor de nosotros para sobrevivir, incluso encerrados en casa. Como cada crisis tiene una fecha de caducidad, ésta también la tendrá; esto va a pasar, esto llegará a su fin y nosotros ya no seremos los mismos, porque viviremos un nuevo comienzo. Por cada fin, existe un comienzo, una nueva etapa, donde podemos salir más fortalecidos y empoderados, si así lo decidimos. Además, cada crisis siempre tiene una solución; aunque tarde más o menos tiempo, encontraremos la solución a este problema.

Por primera vez estamos todos unidos, por primera vez todos queremos lo mismo, más allá de las fronteras, las religiones o las ideas políticas. Esto no es casual…Esto es lo que el Universo quería de nosotros, porque íbamos por mal camino; íbamos a destruirnos aún más entre nosotros y a destruir totalmente a la Madre Tierra. Esto es como una pequeña penitencia para que recapacitemos, para que empecemos a valorar las cosas que antes no valorábamos, como los abrazos… las caricias… el preguntarle al otro cómo está… el ofrecerte a hacer las compras para esa persona mayor… el brindar tu servicio y tus conocimientos a los demás de manera solidaria…

No nos enfoquemos en la parte negativa de esta situación, porque de esa manera le estamos dando más fuerza, más poder, más energía, por lo tanto, más se manifiesta en la vida real. Lo único que se manifiesta en la vida, es aquello a lo que le ponemos toda nuestra atención. Les propongo que nos enfoquemos sólo en la parte positiva de esta situación, en la Unidad que hemos logrado, en esas videollamadas que ahora son tan valiosas, en lo que tuvimos que aprender a hacer solos en casa, y felicitarnos por eso, en el tiempo de descanso que necesitábamos, en el encuentro con los hijos y la vida familiar, en el “buen día” con tu vecino desde la ventana, en la unión, en el amor… en la posibilidad de estar leyendo este artículo en tu casa, y no en la cama de un hospital. Disfrutemos de lo bueno que existe detrás de lo malo, de la bendición oculta detrás de esta dificultad.

Y seamos agradecidos… Miremos a nuestro alrededor y observemos cuánto tenemos para agradecerle a la vida. La gratitud elevará nuestra vibración energética y la de todo el planeta; y es sólo elevando nuestra energía, vibrando cada vez más alto y con más amor, que vamos a poder salir más fácilmente de esta situación, de esta enorme lección que nos dio el Universo.

 

Guadalupe Beláustegui

Life Coach Transpersonal nº 12599

Más información de la autora aquí